La cultura

La familia Branca siempre ha mostrado un gran interés por la cultura y el contexto social, sus transformaciones y sus necesidades. Un excelente ejemplo de ello son los anuncios publicados a partir de febrero de 1865, los carteles y la «publicidad» encargados a las mejores agencias de la época, así como la participación en las grandes exposiciones del siglo XX y la promoción de diversas iniciativas culturales vinculadas al territorio.

Entre las iniciativas culturales impulsadas a lo largo de los años se encuentran la recuperación de la Torre del Parque Sempione de Milán, hoy en día llamada Torre Branca, el montaje del museo “Collezione Branca” dentro del complejo de producción en Via Resegone, la transformación de la fábrica de Saint-Louis en Francia en un espacio expositivo permanente de arte moderna, la institución del Museo Carpano en Turín, el restyling de la chimenea Branca con motivo de la celebración del 170 aniversario de Fratelli Branca Distillerie, la organización, en Argentina, del concurso “Arte Unico” y mucho más: manifestaciones y símbolos atemporales de una actitud corporativa orientada al futuro, pero sin perder de vista el pasado, que debe ser puesto en valor y preservado.

El museo “Collezione Branca”, inaugurado en 2009, es un museo de empresa nacido por iniciativa de la familia Branca con el objetivo de dar a conocer la historia, la tradición y la cultura de Branca y la evolución de la empresa, desde sus orígenes hasta la actualidad. Un recorrido de más de 1.000 m2 que serpentea a través de pinturas, esculturas, materias primas y herramientas de trabajo que narran una realidad hecha de calidad y pasión.

Diseñada por Giò Ponti y erigida en tiempo récord en 1933 con motivo de la quinta exposición Triennale, la “Torre Branca” es uno de los lugares más conocidos de la ciudad de Milán. La Torre, que se volvió impracticable en 1972, fue restaurada por completo y vuelta a hacer accesible en 2002 por la familia Branca como homenaje a la ciudad de Milán, y a partir de ese momento tomó el nombre de “Torre Branca”.

La Accademia es un lugar de innovación, promovido por el Centro Studi, para poner en valor la trayectoria emprendedora de los barmanagers, bartenders y mixólogos. Además y sobre todo, es un lugar de reflexión cultural, en el que combinar el saber y el saber hacer italiano, con el conocimiento del mundo de las bebidas espirituosas.

Parte del desarrollo de Fratelli Branca está escrita en las páginas de la historia francesa. De hecho, a partir de 1909 en St. Louis estuvo en funcionamiento una de las destilerías de la familia milanesa. El edificio, de 50 metros de largo, está coronado por un águila de cobre, el emblema de Fratelli Branca, diseñada para dominar el pabellón de la empresa durante la feria internacional de Milán de 1906.

Hoy, tras cesar las actividades de destilación, la estructura alberga la Fondation Fernet-Branca y, a partir del 4 de julio de 1996, por el reconocimiento del prefecto de la región de Alsacia, está incluido en el inventario de los monumentos históricos franceses. El museo fue inaugurado el 15 de junio de 2004 por el Presidente de la república francesa.

Branca, en colaboración con Eataly y los servicios de Museos de la ciudad de Turín, ha dedicada un museo a la historia de la marca Carpano. El Museo, ubicado en el primer piso de la antigua fábrica, en las salas que en su día constituyeron el archivo documental y los espacios dedicados a la extracción de hierbas, la combinación de ingredientes y la conservación de extractos y que hoy acoge Eataly Torino, ofrece un recorrido que guía al visitante a descubrir los momentos más destacados de la historia y la producción del vermut Carpano.

De la colaboración entre los Orticanoodles y Fratelli Branca Distillerie, en 2015, con motivo de los ciento setenta años de actividad de la empresa, nació el proyecto de arte urbano dedicado al restyling de la chimenea Branca de Via Resegone. Una iniciativa que simboliza la unión entre el arte contemporáneo y la empresa, impulsada con el objetivo de resalar la chimenea ubicada en el interior de la fábrica, un elemento urbano común en la arquitectura industrial y de gran tamaño que, antes del mural, estaba casi olvidado. La obra siguió el tema del “Novare Serbando” renovando la chimenea, que data de principios del siglo XX, con los elementos clave de la comunicación Branca y colores acentuados y conservando su forma original y el vínculo con el territorio.